2 de septiembre de 2008

Una Juventud Responsable

"La Juventud quiere mejor ser estimulada que instruida" decía Goethe. Razón llevaban sus palabras. Cada día me siento más feliz de poder confirmar esas palabras. Cada estímulo que se invierte en nuestro grupo poblacional, la juventud, desarrolla un producto que puede ser gratificante para la sociedad. Lógicamente cuando ese estímulo es positivo.

Costa Rica tiene magníficos ejemplos de lo que puede resultar de esa inversión de estímulos positivos, que al fin y al cabo son los que construyen una sociedad. Lo primero que se me viene a la mente es el Centro de Estudio Para los Problemas Nacionales, una generación de jóvenes que orquestó y armonizó la Costa Rica que hoy tenemos. Estos jóvenes pensadores que se aglutinaron para estudiar y dar soluciones al país son ejemplo de la Juventud responsable, de la juventud consciente, de la juventud que aporta a la sociedad.

Bien decía don Pepe, "en la vida pública como en la profesional, cada generación tiene algo que aportar". Es necesario entonces que la administración esté dispuesta a dar oportunidades a los jóvenes, con sus ideas y proyectos, no por el hecho de ser jóvenes sino por la capacidad de los jóvenes a los que se les da la oportunidad. Sigamos con los ejemplos, en los 70´s cuando la visión de dos grandes hombres Don Pepe y Don Guido, junto a Gerald Brown crearon el Programa Juvenil de la Orquesta Sinfónica Nacional, institución insigne que ha dado muchas alegrías al país, pero sobre todo ha formado a varias generaciones de costarricenses musicalmente, pero sobre todo con honradez y disciplina.

Más recientemente vemos jóvenes que ganan premios internacionales por el diseño de una propuesta arquitectónica responsable, otros que inventan una "cafetera" para el espacio, otros que hacen aplicaciones para firefox y son reconocidos por ello. También vemos cada día como hay más propuestas artísticas de jóvenes, pero lo más importante de todo, observamos un mayor interés de los jóvenes para con la realidad de su entorno, y esto se lo debemos a un tema controversial llamado TLC.

El interés por participar en la política, en resolver los problemas de los vecinos y del más necesitado. Hay dinamismo en todos y cada uno de los partidos políticos, hay dinamismo joven en las ONG (un techo para mi país, creo es el ejemplo más significativo). En fin estoy convencido de que el tiempo para que los jóvenes nos involucremos en los procesos de toma de decisiones y gestemos los cambios que creemos es ahora, donde las oportunidades en todos los campos se están dando, por que el impulso fue positivo.

Este es el momento para construir, es el momento de actuar; es el momento de hacernos responsbales del rol que la historia nos pide que asumamos. Este es nuestro tiempo porque es más la juventud responsable y dispuesta a actuar que la que vive en el letargo. Este es el tiempo de acción y de lograr el compromiso que todos queremos. Esa es la juventud responsable.

1 comentario:

Alejandro Trejos C. dijo...

muy buen comentario, es mejor apoyar el lo que creemos que combatir lo que no creemos